Es evidente que Mediaset no pasa por su mejor momento. A unos menores ingresos por publicidad se suma el incremento de nuevos competidores en el mercado televisivo, lo que se traduce en la menor confianza de los analistas.  Y todo ello hace que siga cayendo en bolsa.

Macquarie ha revisado hoy a la baja la recomendación de la matriz italiana como de Mediaset Espana, a peor que el mercado.

Al mismo tiempo ha bajado el precio objetivo de la división española hasta los 5,4 euros desde los 12,9 euros de su estimación anterior. Con este nuevo precio, los analistas le dan al grupo mediático de Fuencarral un potencial bajista del 43%.

Macquarie ha explicado que la bajada de recomendación se debe a que considera que la opa de Vivendi sobre el 100% del capital del grupo está más lejos de lo que preveía.

Y es que dicha operación era un elemento clave para su anterior recomendación de "mejor que el mercado".

En el caso de Mediaset España, Macquarie destaca también el flojo resultado del primer semestre y la entrada de nuevos competidores en el negocio de televisión.

Después de tres años de crecimiento, el grupo audiovisual Mediaset España notó los primeros síntomas de la desaceleración del negocio de la publicidad en televisión en España. Y es que durante los seis primeros meses del año sus ingresos bajaron un 2,5 %, hasta los 508,5 millones de euros.

Dentro de este capítulo, los ingresos publicitarios, que son su principal fuente de facturación, bajaron un 0,8% a 482 millones de euros.

Algunos analistas como JP Morgan han advertido de que el avance de los canales de pago y la oferta de streaming afectaría el modelo de negocio de la televisión tradicional en algunos mercados europeos, incluido España.

Así las cosas, Mediaset no para de recibir bajada de recomendaciones por parte de los analistas. Aunque mantuvo su consejo en neutral, ayer mismo Citi recortó el precio objetivo del grupo hasta los 10,20 euros desde los 11 euros anteriores.

El consenso de Reuters recomienda mantener las acciones de Mediaset, con un precio de 10,9 euros, lo que le da a la compañía un potencial del 16%.

Ahora mismo, la compañía cotiza con un precio de 9,38 euros, lo que supone encontrarse en niveles del pasado noviembre.

Desde que Mediaset alcanzó sus máximos anuales en mayo, al registrar un precio de 12,9 euros, la compañía ha perdido un 27% de su valor en bolsa, o lo que es lo mismo 2.000 millones de su capitalización.

En el conjunto del año, Mediaset pierde algo más del 15%, convirtiéndose en el tercer peor valor del Ibex 35 en el acumulado anual, solo por detrás de Siemens Gamesa y Técnicas Reunidas.

El podio de los peores del selectivo lo alcanzó a finales de agosto cuando WPP, el principal conglomerado publicitario del mundo, alertó de las presiones sobre el gasto de sus clientes, revisando a la baja sus previsiones de ingresos y ventas netas para el conjunto del año, hasta una horquilla de entre el 0% y el 1% en términos comparables.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, dan una puntuación de 1 sobre 10 a Mediaset, al encontrarse en fase bajista con una volatilidad decreciente tanto a medio como a largo plazo.

Con la caída de hoy, Mediaset ha alcanzado un nivel de soporte interesante, constituido por los 9,2 y 9,3 euros por título.