Los expertos de Carax AlphaValue han empeorado su recomendación sobre la petrolera española hasta reducir desde la anterior apuesta de añadir. Esta decisión coincide con un momento en el que el valor cotiza en fase de consolidación, según los indicadores técnicos de estrategias de inversión.

La firma apunta que ha tomado esta decisión tras los recientes movimientos de mercado.  En lo que va de año, las acciones de Repsol han subido algo más de un 3% hasta colocarse en 13,85 euros por acción.

Estos analistas sitúan el precio objetivo de la acción en 13,9 euros por acción, en línea con la cotización actual de la compañía, lo que no le dejaría opciones de revalorización. Sin embargo, este nivel está por debajo del consenso de Facset, que sitúa este umbral en 14,50 euros por título, lo que le daría todavía un recorrido de algo más de un 4% desde los niveles actuales.

En los doce últimos meses las acciones de la petrolera española suben más de un 25%, lo que ha hecho que el consenso de analistas que sigue el valor se sitúe en su mayoría a favor de mantener a la empresa en cartera. En concreto, seis firmas optan por comprar, diez por mantener y solo una opta por las ventas.

La decisión de Carax AlphaValue coincide justo con el día en el que la petrolera española hace pago de un dividendo de 0,45 euros por acción. La rentabilidad por dividendo de la compañía, según Bloomberg es de algo más del 5,5%.

Habrá que ver qué ocurre con las acciones de la compañía si el precio del petróleo sigue subiendo,  en estos momentos sube más de un 1,8% y cotiza por encima de 49,6 dólares por barril.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan al valor en fase de consolidación, con 6 puntos de los 10 posibles.

Indicador de Repsol