La volatilidad es un factor que sobrevuela nuestra estrategia y que puede ayudarnos o llevarnos al traste nuestra estrategia de inversión. Para saber detectarla, medirla y usarla en pro de nuestra operativa, Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión, nos ha desvelado las claves en el Trading Room.

¿Qué es la volatilidad?
Para detectarla, muchos usan el VIX, que es el indicador de volatilidad del S&P 500, pero Luis Francisco Ruiz advierte de que “es un activo poco líquido y, por ello, es impreciso usarlo como indicador de volatilidad”.

Hay que tener en cuenta que “se incrementa el riesgo de todos los activos cuando sube la volatilidad; cuando el precio se mueve con mucha rapidez, se dispara la volatilidad, y que la volatilidad varía con el tiempo y en función del periodo que se coja para calcularla”. Sin embargo, nosotros podemos calcular la volatilidad de un activo, para ello, “cogeremos la amplitud, es decir, el máximo y el mínimo y el cierre de ayer y la apertura de hoy, y lo podemos ver a través del ATR”.

¿Para qué nos sirve la volatilidad?
Por ejemplo, para comparar el tipo de activo. Así pues, por orden de mayor a menor volatilidad:
1º- Las materias primas y activos ligados al ciclo
2º- Índices con pocos blue chips, como los emergentes
3º- Índices con muchos blue chips, como los occidentales
4º- Divisas
5º- Bonos AAA

Y si buscamos operar en tendencias…
Estrategia tendencia: cuando tenemos una media móvil de 40 sesiones y pendiente positiva, compramos y no vendemos hasta que esta media tiene pendiente negativa. Esto es una estrategia tendencial alcista. Abriremos posiciones cortas si la pendiente es negativa y la cerraremos cuando sea positiva. Ojo, porque si abro posiciones cortas en una tendencia bajista, me perjudica que haya volatilidad. En cambio, una volatilidad decreciente permite sacar beneficio a las estrategias cortas. Aun así, creo que no hay que meterse en el corto plazo ni cuando hay mucho ruido

Tendencias de momento: cuando rompe un determinado nivel, por ejemplo, una resistencia, compro. Esto es una tendencia de momento positivo. En cambio, cuando pierde mínimos, rompe suelo, vendemos en una estrategia de momento negativo

Tendencias temporales: a la hora de invertir a largo plazo hay que usar las medias de largo plazo, de 200 sesiones, de 250 sesiones. Las tendencias de medio plazo se identifican con medias de 40-50 sesiones, pues son movimientos de semanas y meses.