Se puede ser optimista para el año que viene, pero hay que tener en presente las tensiones en el crudo así como la inestabilidad del mercado de divisas. En definitiva, veremos un final de año bastante inestable y aprovechar las caídas para comprar posiciones de cara al año que viene, que podría ser bueno para las bolsas.
No hubo grandes cambios en la decisión de la FED, pero quizás haya que reseñar la calificación de ‘sustancial’ en el caso de moderación de la vivienda. Durante lo que resta de semana tendremos dos datos importantes que podrían motivar a los mercados:  Esta tarde en EEUU se conocerá el dato de Ventas al por menor, que se prevé flojo con un crecimiento nulo.  El viernes el dato de inflación subyacente en EEUU durante noviembre que podría repuntar un 2,8% que también es una referencia negativa.