Acerinox cerró la sesión del jueves en cabeza del Ibex 35, tras experimentar fuertes subidas que, sin embargo, no le llevaron a superar con contundencia los máximos de 2015.
 
Acerinox firmó la sesión del jueves con una subida del 4,45% que le llevó a cerrar en los 13,39 euros. Además, llegó a marcar máximos intradiarios en los 13,48 euros, lo que habría supuesto subir más de un 5%. Aun así, el problema técnico es que el valor está dejando un triple techo en esta zona, pues tras intentar batirla en  diciembre del año pasado y en enero de éste, no lo ha logrado.
 
Acerinox partirá hoy desde una situación cómoda para batir esa resistencia, pues el RSI no alerta de sobrecompra. Así pues, si logra superar los 13,50 euros (dando filtro al movimiento) podría ir a atacar los 14 euros, donde encontraría su resistencia inmediata y el último obstáculo antes de reconquistar los 15-15,50 euros. Precisamente este último nivel fue el origen de las fuertes caídas que sufrió entre marzo de 2015 y enero de 2016. Por abajo Acerinox cuenta con un soporte en las inmediaciones de los 12 euros, por los que pasa el retroceso de Fibonacci del 61,8% y la parte baja del canal lateral. 


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que el precio de Acerinox se ha escapado por encima de las medias de 14 y 40 sesiones, aunque estas medias siguen cruzadas a la baja, lo que hace que la tendencia de medio plazo siga siendo bajista y la acción se mantenga en modo consolidación, a punto de dar el salto a alcista. En contra juega la volatilidad, que es cierto que ha aumentado en las acereras en los últimos tiempos.