BBVA se  convirtió en uno de los valores más alcistas de la semana pasada tras revalorizarse un 8,43%. Este avance le ha llevado a zona de resistencia importantes marcadas por Fibonacci.

Subiendo más de un 8,43%, BBVA se convirtió en una de las mejores acciones del Ibex 35 la semana pasada. De hecho, sólo otro banco, Sabadell, le miró por encima del hombro al revalorizarse casi un 9%. Pero BBVA ha llevado a cabo este camino alcista sin acumular sobrecompra, lo que hace más sano el avance (RSI en 66 puntos), sin embargo, tras cinco sesiones de subidas consecutivas hoy tendrá que lidiar con la resistencia marcada por el retroceso de Fibonacci del 50% de toda la caída desde los altos de hace dos años. Así pues, si BBVA no puede perforar los 6,60 euros (máximos intradiarios del viernes) no podrá luchar por la siguiente meta, que se encuentra en los 7-7,10 euros, limitada por el 61,8% de Fibonacci.

BBVA no ha podido con esos 6,60 euros desde finales de octubre de 2016. En numerosas ocasiones a lo largo de estos cuatro meses ha intentado batirlos sin éxito. Si el banco no puede con esta resistencia, podría buscar un throwback hacia la directriz alcista de largo plazo que nació en los mínimos de 2016 provocados por el resultado del referéndum británico. Mientras no pierda los 6 euros –nivel en el que coinciden la directriz bajista y el retroceso de Fibonacci del 23,6%-, BBVA podría proseguir con su avance de máximos y mínimos crecientes que desde junio le ha propiciado una revalorización del 40%.


 
Los indicadores técnicos Premium corroboran esta mejora técnica de BBVA. Así, se aprecia que el precio ha escapado por encima de las medias de 14 y 40 sesiones. No obstante, advierten que el volumen de contratación ha descendido en el medio y largo plazo, pero BBVA debería tenerlo a su favor para superar la imponente resistencia de los 6,60 euros.



También le puede interesar:
Perspectivas del sector bancario español