Los resultados de Caixabank nos parecen flojos porque van de más a menos a lo largo del año. El margen de intereses en el primer semestre había hecho de +12.6% y ahora +7.6% con lo que el último trimestre ha sido muy flojo. Son unas cifras que van de más a menos. Está por debajo de lo esperado pero creo que no es muy relevante sino que todos los márgenes van desacelerando a lo largo que pasa el año. 

Sabadell nos agrada más y pasa lo contrario que en Caixabank, lo que es sorprendente porque en términos cualitativos teníamos cuantificado que Caixabank era algo mejor, el balance era mejor que Sabadell pero éste ha sorprendido con estas cifras pero parecen buenos.

Yo lo que hago es invertir a largo plazo en fondos de inversión. Evitaría por ahora compañías muy cíclicas- industriales, que dan buenos resultados con el ciclo intenso en positivo – y que se tuerce un poco cuando no hay ingresos-. Hay que comprar compañías con alta rentabilidad por dividendo con ingresos recurrentes. La baja inflación que tenemos no debería favorecer sus ingresos pero son compañías que tendrán mejora de ingresos por la parte de  mejora de volumen de actividad y compensará que los precios regulados no mejoren.

Los bancos ahora están en un proceso de reconstrucción de su balance y recomposición de los recursos propios. Los reguladores meten mucha presión, que significa cierta sobrereacción y el core capital tiene que ser superior al 10%. Con tipos a cero es un negocio muy bueno con lo que selectivamente hay que comprar bancos, si uno eleva la perspectiva temporal, pero hay que seleccionar.

Tras las palabras de Draghi, el mercado tiene un suelo en términos genéricos. Nos arriesgamos hace 10-15 días a pensar que el suelo se había tocado. Sí es cierto que da más confianza para el conjunto de la economía. No tenemos inflación y el objetivo de precios es insuficiente con lo que no sólo tiene que ampliar el programa de compra de activos sino que tiene que ampliar medidas que se le ocurran para mejorar la economía.

Declaraciones a Radio Intereconomia