La banca sigue tirando del IBEX 35 en la jornada de hoy, aunque para Alberto Roldán, de Inverseguros, “invertir en este tipo de negocio no es recomendable cuando hay valores que nos dan más que un banco”.
En declaraciones a Intereconomía Radio, el director del departamento de análisis de Inverseguros, Alberto Roldán, asegura que la banca va en dirección contraria en plena época de crecimiento. En su opinión, “los bancos decrecen en su cuenta de explotación en la parte alta. A ello se suma el entorno de tipos tan adverso, especialmente para las entidades financieras españolas con una casuística concreta por el tema inmobiliario”. Roldán no comprende el empeño que existe por participar en compañías “en las que se soporta mucho en comisiones, con una guerra de competencia espectacular y cuando vas a tener un crecimiento en tu rentabilidad sobre fondos propios que no superará los dos dígitos”.
 
Bankinter, con una subida del 6% en el IBEX es un valor que, en opinión de Alberto Roldán, sufre el “efecto contagio” por los resultados positivos que el Banco Sabadell ha presentado esta mañana. Y de manera especial Bankinter por tratarse de un banco de carácter “más especulador”. Palabras también para BBVA y el Banco Santander, que suben en Bolsa más de un 3% en este momento, y que “siguen sin convencer” a Roldán en la medida en que aseguran estar “creando valor” cuando “no es verdad”. En vista de este análisis, el director de análisis de Inverseguros, concluye que “todavía tocar la banca, en alguno segmentos, es temerario”.
En relación a SACYR, cuya cotización está hoy en verde por encima del 3%, Roldán se muestra muy crítico. Afirma que “hay una especie de algo raro detrás del valor que escapa un poco al conocimiento. Sólamente los tres negocios que más visibilidad tienen dentro del grupo, que son construcción, tanto nacional como internacional, y la parte de servicios, tienen una valoración de equity que no va más allá de los 1.000 millones de euros. Si descontamos el valor de la deuda del valor de mercado de Repsol, nos quedan otros 800 millones. Hablamos de casi 2.000 millones, es decir, que el resto del valor del negocio se tiene que asignar a la parte de valor inmobiliario nacional, con todo el riesgo que eso conlleva”.
 
A esta situación controvertida, según Roldán, hay que sumar las pérdidas que está registrando Vallehermoso y que “Testa es una actividad patrimonialista y de alquileres y que la parte de concesiones son tremendamente jóvenes”. Y, además, destaca que existe la posibilidad de invertir exclusivamente en la petrolera por lo que se pregunta “para qué invertir en Sacyr si supone un mayor riesgo”.