La renta variable española comenzó con brío una sesión que finalmente giró por completo para hacer caer al selectivo español un 1,61%. En opinión de Ana Ariza, analista de Foncava Gestión, “el Ibex ha cerrado después de dar un giro de 180 grados” porque “esperábamos una señal de Trichet con respecto a la rebaja de tipos de interés y sigue empecinado en que no con el apoyo del BCE”. Para esta experta “esto es lo que más ha dañado al mercado un primer momento”. “Indudablemente la aprobación del Senado para el plan de rescate en EEUU estaba descontado –explica la analista- y es que con la negativa del lunes del Congreso, sabíamos que tenía que aparecer alguna noticia positiva sobre una aprobación que era ineludible”.”Es cierto –matiza- que ha habido presiones para un recorte de tipos en Europa”, si bien “el consenso de analistas pensábamos que el BCE no iba a bajarlos”.
Ariza expone que “aunque creíamos que se iban a mantener, teníamos abiertas ciertas esperanzas, siempre nos hemos inclinado por una rebaja de 0,25 puntos básicos para aliviar las tensiones del mercado que sería recibido de manera satisfactoria”. A esto “hay que añadir que los futuros americanos venían cayendo con fuerza y el mercado en EEUU cae hoy de manera importante”. La experta recuerda que “no ha sido un día bueno tampoco en España con el dato de paro”. La analista pone de manifiesto que “no es conveniente una política laxa (haciendo referencia a la postura del BCE)” pero “ahora no estamos en una crisis de liquidez, aunque se llame así. Lo que ocurre es que el crédito está cerrado, la desconfianza en niveles máximos y la crisis esta instalada en el sistema financiero cosa que no pasó en el 2000”. En comparación con ese año, Ariza apunta que “en este momento la crisis es más global, afecta más al sistema y el mantenerse con esta rigidez, el BCE lleva a momentos dramáticos a los mercados bursátiles como lo hemos visto en el Ibex que se ha ido de mas a menos”. “Casi perdemos el nivel de los 11.000 puntos que es un punto de referencia”, explica y “hemos visto fuertes caídas en todos los sectores salvo algun banco mediano, Indra e Iberdrola Renovables que ha subido con fuerza”. Precisamente en relación al valor, Ariza afirma que “ha aguantado bien, venía con un cierre en 3,17 euros y es cierto que había una apertura con un hueco a 3,20 euros. Ha mantenido la horquilla a 3,36 por debajo de 4 que es el precio objetivo que se baraja desde hace unas semanas”. El título, según la experta, “se beneficia por los rumores sobre renovables en EEUU”. En la parte baja de la tabla se situaron hoy valores ligados al ladrillo, en relación a Sacyr Vallehermoso la experta mantiene que “el mercado ciertamente descontó con subidas hasta la mitad del día de hoy la posibilidad de que confirmara la venta de Itínere pero a partir de primera hora de la tarde comenzó a bajar fuertemente” y es que Ariza recuerda que en el comunicado que la compañía envió a la CNMV no hizo referencia a la venta de su filial y “debería haberlo hecho”. Sí puso sobre la mesa “la posibilidad de que tuviera un nuevo dividendo y una ampliación liberada y eso animó a la compañía, ese dividendo de 0,15 euros y una ampliación liberad con cargo a reservas”. La experta explica que “su horquilla ha sido espectacular y perdió el nivel de los 13,11 con cierta facilidad”. “Ha vivido una caída fuerte dentro de un mercado tocado por el tema de tipos del BCE y porque la sensibilidad es extrema ante las noticias. Hay que tener cierta cautela”. Así las cosas la prudencia es el mejor de los consejos a la hora de entrar en bolsa desde hace meses porque “es preferible que escampe y que el mercado se recupere en un momento dado”. “Depende del dinero disponible –matiza la experta- porque estas bajadas como hoy por ejemplo en Repsol o Gamesa e incluso Iberdrola, podrían animar a ciertas compras para el medio plazo”. Aunque “realmente el mercado me invita a la prudencia más que a la compra, si bien es cierto que en valores como Gamesa que ha caído un 6,36% rozando el nivel de los 23 euros, Iberdrola en 7 euros o Telefónica por debajo de 17 euros, siguen siendo candidatas para mantener en carteras a medio plazo”. Pero “estamos en un momento delicado –reitera- y cualquier invitación a la prudencia se queda corta”. “Para inversores conservadores lo mejor es esperar y los que quieren mantener en el medio plazo podrían fijarse en estos valores pero con mucha cautela”, resume la experta.