El Ibex 35 terminó la sesión con un recorte del 2,90% empujado a la baja por Wall Street y aferrado exactamente a los 9.000 puntos. Para José Lizán, analista de Nordkapp “hemos vivido una corrección después de un movimiento muy lateral con agotamiento de los valores cíclicos, sobre todo del sector bancario”. Todo ello “ha desembocado en recortes con unos malos datos americanos de coyuntura económica que han puesto en duda el ciclo”.
“Las ventas minoristas han caído por sorpresa y también lo han hecho las solicitudes de hipotecas lo que ha provocado dudas en el mercado”. El experto matiza que “así serán los próximos trimestres”. Si “constructoras, bancos y servicios habían impulsado los índices, hoy han sido esos mismos valores los que han tirado de ellos para abajo”.

Lizán apunta a que “hay gente entrando al mercado y con ganas de comprar, lo que pude dar consistencia a las subidas”. “Sería sano que el Ibex se fuera a los 8.600 puntos, una caída adicional del 6% en las bolsas” que sin embargo “no cambiaría nada”. Si bien “los tres intentos que hemos tenido de recortes se han solventado anteriormente en una jornada y media, con caídas verticales”. En ese momento, “todo el que se ha quedado fuera ha querido entrar porque hay miedo entre los gestores a que se les escapen los índices”. De momento lo que hay que hacer es “vigilar los niveles, el siguiente serían los 8.950 puntos del Ibex que de momento ha aguantado y que serían los 2.310 puntos del Euro Stoxx 50 y los 870 puntos del S&P 500”. Pero “podríamos irnos a los 860 puntos del S&P 500 que se corresponde con un 8.600 puntos de Ibex y no pasaría nada”, incluso sería “sano después de un movimiento que ha venido impulsado por valores cíclicos y financieros que han sido los más castigados, los que peores resultados presentan y los que peor tienen la coyuntura”.

Este miércoles sólo un valor de los 35 del Ibex consiguió cerrar en positivo, Iberia sumó un 0,69%, un hecho “sorprendente –apunta el analista- después de los resultados que presentó ayer y con un ERE del 10% de su plantilla” encima de la mesa. Es cierto que “ha contenido costes y que tiene una buena gestión, pero la coyuntura es muy adversa”. Además “la fusión con British Airways de momento está paralizada por los fondos de pensiones y si no sale la operación se irá a 1 euro” porque “no tiene fundamentales ni visibilidad en el ciclo”. Si finalmente sale adelante, “podría irse a 1,80 euros o incluso 1,90” por lo que “el valor es jugársela a cara o cruz”, y es que “es un valor muy cíclico a pesar de la buena gestión que tiene” porque “la situación es muy compleja” y “son capaces de reducir costes pero no de contener la caída de sus ingresos”.

Aunque terminó en el lado negativo, cedió un 0,54%, Telefónica fue una de las mejores del día tras anunciar que ganó casi un 10% más en el primer trimestre. Para el experto “ha vuelto a demostrar su solidez”, además “reitera objetivos y dividendo y eso da vibilidad y confianza”. Está claro que “cumple sus objetivos” y visto “cómo está el resto del sector, el caso de Deutsche Telekom y su profit warning”, además de “la erosión que ha sufrido en Inglterra”, la española está mejor. Aún así hay que tener en cuenta que “el consumo de móviles en España ha caído un 9,4% en España” y ello demuestra la gravedad de la situación ya que “hasta el sector de teléfonos, que es defensivo, sufre”. 

Lizán apunta a que “no lo va a hacer mal en bolsa”, “no nos dará sustos”. Si acaso “si hace algo con Prisa y la televisión de pago o si efectúa alguna compra a nivel internacional”. Se especula con que sea Telecom Italia “pero no lo vemos”. En cualquier caso, “si no sorprende negativamente al mercado tiene los riesgos acotados a la baja”. Es cierto –matiza- que “el mercado estará muy pendiente del consumo en España”, de momento “Latinoamérica le ha ido muy bien, pero si allí el negocio se ralentiza y en España también, sus objetivos podrían estar en entredicho”. Ahora bien, “el inversor que quiera estabilidad debería fijarse en un sector defensivo, en un valor como Telefónica que podría tirar menos que la bolsa pero tiene los riesgos a la baja mucho más acotados”.

Importantes caídas las vividas hoy por NH Hoteles y Sol Meliá. Para el experto, “NH Hoteles ha presentado unos resultados muy negativos y encima anuncia una ampliación de capital” por lo que “es lógico que después del fuerte rally que han vivido” caigan así. Lizán explica que “la valoración los activos de la compañía es superior al precio que cotiza en bolsa”, pero “los resultados demuestran que la realidad es otra”. “El valor de los activos está ahí, pero sus resultados de negocio van mal por lo que la caída es lógica”. El analista resume que “para volver a tomar posiciones en este valor tendríamos que ver una caída adicional de al menos el 20% adicional”.

Ahora mismo el experto aconseja “estar fuera de valores cíclico” y fijarse en “los defensivos”. Además con “un petróleo en 60 dólares las petroleras comienzan también a despertar”. Hoy le llama la atención Almirall que “en el sector farmacéutico español ha mostrado un crecimiento atractivo en un entorno complicado”, tiene además “una cartera de productos fuerte y le queda potencial”. Si “corrigiera tomaríamos posiciones porque tiene visibilidad y unos márgenes por encima del 30%”. También le gusta “Acciona que no ha puesto en precio sus fundamentales”, es cierto que “ha presentado resultados débiles afectados por la división de energía” pero “si el crudo sigue en estos niveles y realmente el ciclo ha marcado ya un punto de inflexión, deberíamos haber visto ya lo peor en los resultados del sector eléctrico”. En resumen, “Acciona también tiene el riesgo a la baja acotado y no creemos que pierda los 75 euros, es más, en algún momento tendrá que despertar y tirar para arriba”.