Cierre al alza para el Ibex 35 que tras avanzar un 2,88% recupera los 9.600 puntos. En opinión de José Lizán, analista de Nordkapp lo ha hecho apoyado “en las mejores previsiones de la OCDE, en la inyección de liquidez del BCE y en unos datos macroeconómicos en EEUU mejores, concretamente el dato de pedidos de bienes duraderos”, además ayer vimos en Wall Street “un rebote del sector bancario con más volumen del habitual” y todo ello “ha hecho que hoy los mercados rebotaran”.
 El experto recuerda que “seguimos en un mercado lateral, en un rango de entre 880 y 950 puntos para el S&P 500 que se corresponden con un Ibex entre los 8.850 y los 9.700 puntos y un Euro Stoxx entre los 2.300 y 2.450 puntos”. “Todos los índices se están moviendo en ese rango”. Es cierto que “la semana pasada vimos lo que parecía una corrección porque los valores cíclicos fueron fuertemente castigados pero el mercado ha vuelto a rebotar”. “El mercado está un poco agotado, ha de haber una corrección tarde o temprano”, ahora “tal vez el vencimiento del trimestre apoye a los mercados para que la rentabilidad esté bien pero en el verano habrá volatilidad bajista”. Así las cosas, “es difícil gestionar un mercado con un rango tan lateral, parece que se va al suelo y luego sube” por lo que “ahora tomamos un perfil más defensivo para nuestra cartera, los valores bancarios y los cíclicos están agotados y vamos rotando hacia un perfil más defensivo”. De hecho “si en las próximas sesiones de junio sigue subiendo, aprovecharíamos para deshacer cartera y salir de la renta variable”. 

Lizán recuerda que “vemos que en cuanto el mercado cae un 7 o un 8% entra dinero”, está claro que “hay presión compradora por abajo y ahora mismo es difícil saber si hemos visto los mínimos o si no”. Para el experto “no vamos a ver una salida en “V” con un recorte de las exportaciones del 50% en Japón, un 30% menos en China y Alemania, una contracción del 25% en casi todos los países de la OCDE” y “con las inyecciones continuas de liquidez”. Si a esto “le unimos la necesidad de refinanciación de unas empresas que están muy apalancadas, que venden menos y tienen más costes”, la conclusión es que “no veremos niveles de crecimiento y de producción como en los últimos años”. 

El panorama “invita a la cautela y ahora mismo no hay que volverse loco ni creer que el mercado va a subir 3.000 puntos en el caso del Ibex”. Si “Telefónica tira un poco puede superar los 10.000 puntos pero no lo hará de forma agresiva”. Por abajo, “hay que ser muy técnicos” porque “ante el desconocimiento, hay que seguir referencias técnicas, los 870 puntos del S&P y de romperlos, los 850 puntos, que serían los 8.550 puntos del Ibex y los 8.000”. Ahora es momento de “marcarse objetivos a corto plazo, aventurar niveles mínimos es difícil”. “Hemos visto un importante rebote y el mercado ha agarrado los primeros brotes verdes con mucho optimismo” pero “no vamos a vivir una vuelta en “V” sino un proceso gradual”.

En relación al ámbito ligado al ladrillo, el analista lo tiene claro “es un sector del que hay que estar fuera, las inmobiliarias como tal han corregido hoy de forma severa, es el caso de Realia o Reyal Urbis”, es cierto que “alguna ha rebotado con fuerza, tienen volatilidades muy altas y siguen en niveles bajos de cotización”. “Los precios han corregido poco en nuestro país frente a un 30% de caídas en el mercado americano que es más flexible”. Aquí “el mercado es diferente y únicamente han caído un 8 ó 9 %, un poco más en residencias costeras y segundas residencias” pero “es una contracción muy baja en el caso de las primeras viviendas y más viendo el boom que hemos vivido”. Los recortes “son creíbles y han de producirse para que se reactive el sector”. Ahora hay “un stock muy elevado y con los bancos haciendo la competencia a las propias inmobiliarias por lo que estaríamos totalmente fuera”:

Tampoco Prisa le parece atractiva, “la definición es una compañía con mucha volatilidad y mucha deuda”. “Cuando sale alguna noticia de que Telefónica vaya a tomar participación o que vaya a desinvertir en unidades de negocio el valor se mueve”. Sí que “a dos euros tenía sentido pero en cuatro euros la mejora de su deuda o la entrada de nuevos inversores ya está descontada”. “Tiene 5.000 millones de deuda y una situación del sector que no es muy buena”. “Si entrara Telefónica o Prisa desinvirtiera en algún área de negocio se podría ir a los 6 euros, pero es una información que no tenemos y sería arriesgado apostar por eso”. 

Así las cosas el sector de las telecomunicaciones sería el más atractivo para el experto, “lo ha hecho bien”, concretamente “hoy no” pero “la semana pasada tuvo un buen comportamiento”. Además “vimos a Alierta ayer intentado animar a la cotización con planes de dividendo a largo plazo” y haciendo hincapié en que “la valoración de la compañía es inferior a lo que él considera”, además “ha dado solidez y mensajes de retribución para el accionista, que es lo que el mercado quiere oír”. “Nosotros –explica- tenemos una gran posición en nuestra cartera porque el sector cayó un 30%, como todos, y el miedo a la reducción de dividendo o a las caídas del consumo como sucediera con Vodafone o Deutsche Telekom se han contagiado”. “France telecom y Deutsche Telekom lo han hecho mejor en relativo pero estamos viendo que si hay una corrección de mercado lo van a hacer mejor porque la generación de flujos de caja está ahí en todas ellas y van a seguir con un buen comportamiento”.