La compañía energética no ha conseguido cerrar ni una sola sesión en positivo en esta semana. Pierde más de un 7% y roza la sobreventa. ¿Es un descanso o un cambio de tendencia?

Gamesa se ha convertido en uno de los peores valores de la semana, al acumular cuatro sesiones de caídas consecutivas que le han llevado a descender en el acumulado un 7%.

El valor cerró ayer por debajo de los 20 euros, con un RSI rozando niveles de 30 puntos, es decir, de sobreventa. Si se produce algún rebote, el nivel que debería superar son los 22 euros, máximos del año, nivel por el que pasa la directriz alcista de medio plazo y desde donde comenzó el descenso de esta semana. En cambio, si continúa el descenso, no tiene soportes relevantes hasta la zona de 18,50 euros, zona que representa el retroceso de Fibonacci del 23,6% de todo el movimiento de subida desde los mínimos de octubre de 2014 y hasta los máximos de este año marcados el mes pasado. No obstante, aunque Gamesa se tomara un respiro en la zona de 18,50 euros, seguiría siendo alcista en el largo plazo, pues la directriz alcista que nació en el suelo durmiente dibujado entre octubre de 2014 y comienzos de 2015 pasa por los 16,50-17 euros.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que Gamesa sigue siendo alcista en el medio y largo plazo pues, aunque el precio ha caído en picado estos días perforando a la baja las medias de 14 y 40 sesiones, la de más corto plazo sigue por encima de la de medio.