El producto, importado de Estados Unidos y Japón, es un seguro de vida-ahorro que invierte en fondos y que ofrece al ahorrador garantías de inversión. Esta seguridad lo diferencia de los segurfondos, productos que vivieron su momento estelar en 1999 y que podían cambiar de fondos sin costes fiscales. "Accumulator", el seguro de vida que invierte en fondos de Axa-Winterthur, permite al ahorrador participar en el 100% de los rendimientos de una selección de fondos de inversión, con la seguridad de disponer, pasados cinco años, bien de todo el capital invertido (Selección) o de una renta mensual durante 20 años que será, como mínimo, el capital invertido más un 2% anual (Futuro). La primera modalidad, con una inversión mínima de 6.000 euros, tiene unos costes anuales del 1,5% del valor liquidativo. La segunda, denominada Futuro, requiere un mínimo de 15.000 euros y cuenta con una coste anual del 0,8%. Ambas modalidades permiten al cliente el rescate total o parcial del capital en cualquier momento sin penalización y elegir entre cinco cestas de fondos, en función de su perfil, de gestoras como JP Morgan, Pioneer Investments o Carmignac Gestión. Por su parte, ING Nationale Nederlanden comercializa “Generación F", un unit linked con garantía total y una aportación única de como mínimo 5.000 euros durante un periodo determinado. Una vez finalizado el plazo se recupera el valor de la inversión o el 100% del capital si es a cinco años, el 120% del capital si el plazo es de diez años, o el 175% de los ahorros invertidos si suscribe el seguro a 20 años. El producto, que invierte en los fondos que elige el cliente, de gestoras como Fidelity o Bankinter, soporta un coste anual del 1,75% del valor liquidativo, pero si la revalorización de los fondos fuese inferior al mínimo garantizado, el inversor no pagaría ninguna comisión.