Empezamos por los resultados empresariales de los que se espera hasta final de año un crecimiento de doble dígito, en torno al 12%, aunque se vislumbra cierta moderación que es importante de cara a la evolución de la inversión.
Empezamos por los resultados empresariales de los que se espera hasta final de año un crecimiento de doble dígito, en torno al 12%, aunque se vislumbra cierta moderación que es importante de cara a la evolución de la inversión.