Después de varias jornadas con apertura dispar en Wall Street hoy tocan subidas. Y aunque no es posible anticipar cómo terminará la sesión, “los 1.000 puntos del S&P están más que justificados para que cuando vuelvan los volúmenes se pueda ver una tendencia alcista”, afirma Diego Escribano, director de asesoramiento de Fortis Banca Privada.
Con eso resuelto ¿hacia dónde van los mercados? “Nos inclinamos hacia el lado positivo –de aquí a final de año- porque se están viendo que los datos van mejorando, los bancos centrales apoyan los tipos de interés bajos con una política expansiva que favorece a la renta variable”.

Una predicción que llega cuando se han conocido varias referencias macro. Unas optimistas...otras no tanto pero “en líneas generales, muy positivas”, señala Escribano. Reconoce que los indicadores líderes de la FED retoman su tendencia al alza en agosto al situarse en el 4,2% (frente al -4.5% de julio) mientras que el dato de agosto del Empire State también superó las expectativas. Referencias que permiten pensar “que la recesión es cosa del pasado y que harán probable que veamos los 1.066 puntos del S&P”.

En el plano empresarial, Goldman ha recomendado apostar por Google. Una estimación que, según este experto “favorece mucho a un valor con la mejor expansión al crecimiento, ratios muy bien valorados y muy apalancada a cualquier atisbo de recuperación”. Diego Escribano reconoce que esta compañía “ha sabido hacer muy bien los deberes, en cuanto a la reducción de costes(...) por lo que nos sentimos muy cómodos con la visión que tiene la compañía de cara a los próximos dos años”.

Mirando las recomendaciones, el director de asesoramiento de Fortis no sólo miraría a Google. En un entorno alcista para el barril de crudo y tras un recorte de los inventarios de crudo, Schlumberger es una opción “para tomar posiciones de cara a 2010”. Una compañía que ayuda a las petroleras en la búsqueda de nuevas reservas, “sube un 26% en el año y, aunque por dividendo apenas da menos del 2%, por ratios –valoración es muy positivo y nada caro si se tiene en cuenta la recuperación de los emergentes y de las compañías integradas”, concluye.