La decisión del CAT de designar a Sacyr y OHL para salir del Ibex 35 ha sentado como un jarro de agua fría a su accionariado. De hecho, pese a que la salida de Sacyr estaba cantada, sus acciones han sufrido incluso más que las de su compañera de viaje. Así pues, desde el cierre de sesión del jueves hasta hoy Sacyr se ha dejado un 16% y OHL un 11%.

 
Las prisas por salir quedan también reflejadas en el aumento exagerado del volumen de negociación. En el caso de Sacyr el volumen medio de títulos negociados diariamente en los últimos tres meses  es de 5,88 millones, en la sesión del viernes casi triplicó esta cifra hasta los 14,06 millones de acciones. OHL, por su parte, ha duplicado los títulos cambiados de manos, pasando de negociar 2,6 millones diarios en el último trimestre, hasta dispararse a 4,66 millones el viernes.
 

Técnicamente Sacyr no presenta otro objetivo que descender a los mínimos anuales marcados en febrero en los 1,29 euros. El RSI alcanza niveles de sobreventa, por lo que no sería descartable un rebote, aunque sobre la cotización pesa una razón fundamental (salida del Ibex 35) que supone una losa para un movimiento así. De rebotar, la clave estaría en que volviera s superar los 1,80 euros y recuperar el canal alcista en el que se había movido desde febrero.
 
sacyr


%%%Le avisamos cuando SACYR alcance niveles clave|SCYR%%%
OHL también está empeorando su aspecto clásico peligrosamente pues hoy podría quedar a merced de la directriz bajista de largo plazo que nació en febrero del año pasado y que superó a mediados de abril de este año, si cierra por debajo de 4 euros. De hecho, el único objetivo a corto plazo del valor es regresar a los mínimos anuales que están en los 4,008 euros.

ohl


?%%%Le avisamos cuando SACYR alcance niveles clave|SCYR%%%