¿Qué más se puede pedir? Repsol complace a los inversores de corto plazo con su buena situación técnica y, además, también convence a los inversores de largo plazo amantes del dividendo.

Ayer los inversores premiaban a Repsol por el anuncio del pago de un dividendo extra llevándolo a máximos anuales. La petrolera propondrá ante su Junta de Accionistas el pago de un dividendo extra de un euro por acción, que se sumará al pago de la remuneración ordinaria de otro euro por título. Esta buena noticia para los grandes accionistas y los inversores de largo plazo llevó al valor a marcar ayer máximos anuales en 20,64 euros. Los indicadores premium se colorean de verde positivo y presentan una situación técnica de sobresaliente.

La tendencia a largo y medio plazo se hace indudablemente alcista, apoyada por un volumen creciente y una volatilidad en caída. Además, sólo está a un 2,5% de sus máximos históricos, marcados en 2007 en los 21,16 euros y, para conseguirlos, solo encuentra una resistencia intermedia en los 21 enteros.

Además la compañía pagará, el próximo 6 de junio, un dividendo de un euro por acción dentro del programa Dividendo Flexible anunciando por la compañía en su última junta de accionistas. 

Apúntese gratis a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil para estar informado de la situación técnica de Repsol.

repsol indicadores premium