Quabit se convierte en la acción más alcista del mercado español por segundo día consecutivo. Los títulos de la inmobiliaria están pegando hoy un salto del 25%, intentando superar la directriz bajista que ha condicionado al valor desde abril. 

Por segundo día consecutivo Quabit lidera los avances del Mercado Continuo. Además, ha pasado a terreno positivo en cuanto a revalorización acumulada en el año.

La alegría de los inversores se debe a que la compañía ha adelantado que ha logrado cubrir el 71% de los 45 millones de euros que esperan captar en la ampliación de capital. En dicha operación, el propio presidente de Quabit, Félix Abanades, se ha comprometido a inyectar 3 millones de euros.

Las acciones nuevas se emitirán con un valor nominal de 0,01 euros, más una prima de emisión de 0,035 euros por acción, lo que eleva el precio final de suscripción a 0,045 euros. Ayer Quabit ya cerró por encima de este precio y hoy cotiza con una revalorización del 25% en los 0,65 euros. Esta subida le ha llevado a perforar en el intradía la directriz bajista que arrastraba desde los máximos anuales de abril, así como la resistencia del 0,054 euros que coincide con el retroceso de Fibonacci del 23,6% de todo este movimiento de caída que ha tenido estos meses.

Si cierra la sesión por debajo, Quabit no encuentra red que frene su caída hasta los mínimos anuales en 0,046 euros. En cambio, si logra superar la directriz bajista, podría acercarse a 0,08 euros.


quabit


Los indicadores técnicos Premium alertan de que la acción es claramente bajista, tanto en el largo, como en el medio plazo. Con la subida de hoy está tanteando la media de 40 sesiones, que pasa por los 0,064 euros. Cerrar por encima de este nivel sería una buena señal de medio plazo, aunque el valor seguiría adoleciendo de una clara tendencia bajista de largo plazo, con la media de 200 pasando por los 0,08 euros. Para alcanzar ese nivel, Quabit debería revalorizarse un 87%.

Además, hay que tener presente a la hora de invertir en Quabit que es un valor muy estrecho, con baja capitalización y también bajo precio por acción, es decir, un chicharro. Estos valores son de alto riesgo y tienden a registrar grandes y volátiles movimientos, tanto al alza, como a la baja, lo que no les hace adecuados para todos los públicos.

quabit