“No ha cambiado nada en el mercado”. Así de contundente se muestra Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros y por eso considera que el rebote experimentado por el Ibex 35 en la última sesión ha quedado en “flor de un día”. La caza de gangas a bajos precios y el fuerte retroceso del precio del crudo, unida al tirón del sector eléctrico propiciaron el rebote pero, a juicio de Roldán, “no se ve un volumen contundente que propicie un cambio en la tendencia negativa”. De este modo, señala que el mercado es apto ahora mismo “para hacer mucho trading y operar a corto plazo”. Pese a que Prisa ha logrado un crédito puente por 1.950 millones de euros, este experto cree que "seguirá teniendo dificultades financieras".
Alberto Roldán asegura que la noticia de que Prisa ha logrado refinanciar la deuda adquirida para la compra de Sogecable es positiva pero no hace sino “alargar lo inevitable”. Y esto es que “tendrá que asumir una venta por debajo de lo que espera la compañía de activos como Digital+”. En este caso concreto, el director de análisis de Inverseguros, valora esta “pata” de su negocio en unos 2.000 millones de euros, mientras el consenso de mercado habla de rangos entre 2.500 y 3.000 millones de euros. Cifras a las que –cree- Prisa no lo conseguirá vender. Para Roldán la compañía va a seguir teniendo dificultades financieras y eso le añade incertidumbre al valor. Respecto a la reordenación del sector eléctrico, el director de análisis de Inverseguros, señala que “cualquier operación tiene cabida”, desde una compra por una energética europea hasta el encaje en la operación de una compañía española. En todo caso, cree que hay que ser prudente a la hora de valorar si se toman posiciones en los actores implicados porque una posible operación se puede alargar en el tiempo. Lo que puede pasar con el sector eléctrico “es una quiniela”, asegura. Popular y recomendaciones Alberto Roldán asegura que el Popular se ve arrastrado en las últimas jornadas por la propia marcha del sector bancario, además de por ser uno de los acreedores de Martinsa-Fadesa. Cree que, sin duda, lo que ocurre con el sector constructor-inmobiliario de nuestro país, tendrá su efecto sobre el banco, pero destaca que tiene gran parte de ese “efecto” provisionado. Con todo, deja claro que ahora mismo su consejo pasa por infraponderar todo el sector bancario y sólo rescataría, de tener que decantarse por alguno, por los dos grandes: BBVA y Santander En el capítulo de recomendaciones, Roldán habla de refugiarse en el sector de telecomunicaciones y de utilities. Las farmacéuticas no cree que sean una buena alternativa, dado que “viven una situación muy especial en la que la amenaza de los genéricos es importante”. Este experto considera que hay que estar en Telefónica a los precios actuales, aún en el caso de que se revisen a la baja sus márgenes para 2009.