Un inversor busca obtener el máximo rendimiento para su capital, para ello mediante los estados contables de las empresas estudia la cronología de las mismas y busca factores de estabilidad que garanticen un crecimiento sostenido del beneficio.
Para que periodo tras periodo se produzca un aumento del resultado del ejercicio es imprescindible generar mayores ventas, así que habrá que estudiar hoy qué líneas de negocio garantizarán esos ingresos mediante el gasto investigación y desarrollo (I+D).

Una empresa que destine de sus recursos un gran presupuesto en I+D probablemente menguará el beneficio del mismo año y por lo tanto, los dividendos que los accionistas esperan para rentabilizar su inversión serán inferiores. No obstante, una empresa que no investigue en nuevos productos que ofrecer al cliente no se está preparando para un próximo escenario, de tal manera que el trozo de tarta futura que le correspondería sin duda será menor que el actual.
Investigar en nuevas líneas de negocio no garantiza la creación de nuevos productos que comercializar. A veces, grandes proyectos que han acaparado grandes presupuestos no se han materializado y han quedado abandonados en un cajón. También puede darse que una firma tenga un presupuesto muy reducido y han sido exitosos que han permitido conseguir grandes cuotas de mercado. Lo que está claro es que una empresa que destine demasiados recursos en I+D será tan vulnerable como una que destine muy pocos recursos.

Los inversores, antes de entrar en el accionariado de la empresa, la suelen analizar mediante una simple comparación con las empresas de su sector. El presupuesto en I+D de una determinada compañía, no se compara con otros presupuestos mediante su valor absoluto (monto total del presupuesto), sinó que se establece una relación según las ventas del ejercicio. Por lo que obtendremos un porcentaje que podremos compararlo con el porcentaje medio del sector para conocer, si en relación a su sector y a sus ventas, la empresa analizada destina mayor o menor parte de sus recursos.
Actualmente los accionistas sí están dispuestos a prescindir parte del dividendo para obtener mayores plusvalías futuras... De hecho, en esto consiste invertir prescindir hoy para disfrutar mañana.

Ante este escenario... ¿Forma parte de vuestro análisis la observación del presupuesto destinado a I+D?, ¿Existe algún nivel óptimo para el presupuesto?,
“Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones”