Una jornada a la baja del principal mercado del mundo en la que los inversores permanecen atentos a lo que pueda decir Bernanke en el Congreso americano. Por el momento, el presidente de la Fed ya ha dicho que los mercados pueden esperar más suspensiones de pagos y ejecuciones de hipotecas de alto riesgo a medida que los compradores encarezcan los reajustes de las tasas de interés. Según explica el experto de Capital Bolsa “el mercado está expectante, porque Bernanke podría incidir en la crisis hipotecaria y en que está podría tener consecuencias importantes para la economía global”. En el frente corporativo, dos empresas, Goldman Sachs y Bears Stearns han centrado la atención de los inversores, la primera por presentar unos resultados excepcionales al anunciar una subida del 79% en sus ganancias del tercer trimestre, y la segunda por todo lo contrario. Bears Stearns ha indicado que sus ganancias semestrales cayeron un 61% debido a la crisis de las subprime. Castillo Montero señala que “ambas compañías han tenido problemas en sus divisiones de
subprime, que en Bear Stearn es mayor. La banca de inversión de Goldman Sachs –explica continúa este experto- lo ha hecho muy bien y ha intentado solventar las pérdidas en su división hipotecaria”.Y de nuevo, el dólar se enfrenta a una jornada de recortes contra el euro que hoy alcanzó su máximo histórico al superar por primera vez en la historia la barrera de los 1,40 dólares. Según explica Castillo Montero, “se espera a corto plazo un euro a 1,42 dólares, lo que no es nada positivo para la economía americana. Un dólar débil tienen implicaciones en todos los ámbitos macro americanos. Creemos –señala este experto- que hay que estar muy atentos”.Y si el dólar opera en mínimos frente al euro, el petróleo de
west texas lo hace en sus máximos históricos, a 82 dólares el barril. El analista de Capital Bolsa explica, “hoy conocíamos un informe de varias casas de analistas expertos en la materia en el que señalaban que hay suficiente petróleo pero que se están abriendo posiciones largas y especulativas por problemas geopolíticos, como la crisis en Irak. Si la situación allí se recrudece, podríamos ver un petróleo cercano a 100 dólares”.