Parece que hemos despertado con miedo ante los datos norteamericanos negativos conocidos ayer que anticipan un aterrizaje económico, pero la publicación del IFO alemán por encima de las previsiones nos ha dado nuevas alas. Más tarde se conocerán también las cifras relativas a nueva vivienda y bienes duraderos estadounidenses que, si empeoran, harán que se descuente una ralentización económica más abrupta de lo esperado en un momento en que la principal atención inversora está en este crecimiento.