A corto plazo nos gusta el sector de las televisiones. En julio, las compañías del sector llegaron a mínimos con una valoración atractiva y con mucho márgen con respecto a las compañías del sector en Europa, sobre todo Antena 3 que representaba una clara señal de compra. A medio- largo plazo no consideramos que sea buena apuesta porque es un sector muy cíclico, que se rige por la publicidad en la que se prevé un movimiento de desaceleración.
La buena marcha de los índices internacionales están dando soporte a nuestro mercado, unido a la estable situación del crudo. Por el lado negativo se contrarresta con el bajo volumen de negociación, que resta consistencia a la subida.