Lo que se esperaba excelente se ha quedado en simplemente bueno: los resultados menos buenos de lo esperado (caso de Alcoa básicamente) han condicionado las aperturas. Y el mercado de la tecnología tampoco ha respondido como se esperaba. Sin noticias macro y en el entorno de los 11.700 encaminado hacia los 12.000 hacen falta más condicionantes para impulsar el sentimiento alcista.
Lo que se esperaba excelente se ha quedado en simplemente bueno: los resultados menos buenos de lo esperado (caso de Alcoa básicamente) han condicionado las aperturas. Y el mercado de la tecnología tampoco ha respondido como se esperaba. Sin noticias macro y en el entorno de los 11.700 encaminado hacia los 12.000 hacen falta más condicionantes para impulsar el sentimiento alcista.