En lo que va de ejercicio, las acciones de la eléctrica vasca caen poco más de un 6%, lo que la convierten en uno de los valores menos tocados del Ibex 35 este año.
Iberdrola
obtuvo un beneficio en el segundo trimestre de 1.457 millones de euros, algo de un 3% menos con respecto al mismo periodo del año anterior. El presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán dijo que estas cifras permiten cumplir con las previsiones de este año, que implican una mejora del 5% del beneficio operativa y que elevará por encima del 10% el beneficio neto. Esto va a permitir que la cotizada mantenga el nivel de dividendo actual.

No está tan claro que podría ocurrir el año que viene, sobre todo porque una parte importante de sus beneficios proceden del Reino Unido y la caída de la libra y las negociaciones del brexit podrían impactar sus resultados.

En estos momentos, un 53% de los analistas que siguen el valor apuestan por comprar, un 43% por mantener y solo un 4% optan por las ventas.


El precio medio del consenso es de 6,50 euros por acción, por debajo del objetivo que le ha puesto Natixis. La firma de valores francesa le ve un potencial de un 9% desde los niveles actuales de cotización.

Por otro lado, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión otorgan a la eléctrica 5,5 puntos, lo que sitúa al valor en fase de consolidación.

Como se puede observar en el gráfico, las métricas muestran que aunque la tendencia a largo plazo es bajista, a medio es alcista.

Indicadores Iberdrola
%%% Díganos si quiere recibir alertas sobre Iberdrola|IBE%%%