La referencia de la sede del oro. En 1900 tuvo un doble máximo, una dilatación alcista y es la fase de distribución. Desde esta zona lo han tirado en vertical.
Haciendo referencia al pasado "tengo que recordar que tiene la capacidad impuesta de que hay una serie de principios que no pueden ser negociados: el presente es sólo el gestor del mañana. Y la gestión del presente se hace mirando al pasado", reconoce Antonio Sáez del Castillo, presidente de Gesmovasa. Cuanto más lejos miremos hacia atrás más lejana será la gestión del presente. Todo lo que viene desarrollándose ahora está en una situación de tránsito “no hay una solución para el torrente que viene en forma de tsunami en los mercados”. Algo que comenzó en Japón, terminó en el ´90. Del 90 aquí la deuda de Japón está en el 250% y nadie dice nada. Los políticos sólo bolean palabras y no se dan cuenta de que sólo unas pocas compañías han subido el precio de forma artificial en los mercados y ya no hay más recorrido hacia arriba. Los índices también miran para abajo.

En Europa es lo mismo. China es el tercero en discordia y el que se sumará a esta discordia. Viendo la liquidez que se ha inyectando en China y viendo lo que ha hecho en función a cómo llegaban los capitales, un diferencial lo ha ido sacando de allí y metiéndolo en el resto del mundo. Cuando hay muchos que se están arruinando en esta economía lo que pasará es que ésta no podrá devolver capital y la situación será complicada a nivel mundial.

Oro. La referencia de la sede del oro. En 1900 tuvo un doble máximo, una dilatación alcista y es la fase de distribución. Desde esta zona lo han tirado en vertical. Cuando se produce esto han distribuido mucha mercancía arriba y la única posición era cambiar cualquier posición larga para empezar a tantear los cortos. Hoy nadie tiene que meterse en oro porque es un precio manipulado, como cualquier precio que cotice en cualquier mercado organizado del mundo. No es momento de estar largo más bien es de no estar o de ir a precios inferiores.