Mapfre prevé alcanzar unos ingresos de 31.000 millones de euros al cierre de 2018 y destinará a retribuir a sus accionistas al menos el 50 por ciento de los beneficios del Grupo durante el periodo 2016-2018, con una rentabilidad media en torno al 5 por ciento.
 
Estos son algunos de los objetivos estratégicos de la compañía presentados por el presidente, Antonio Huertas, durante la Junta General de Accionistas celebrada hoy en Madrid, en la que anunció que en ese periodo el Grupo prevé mantener el ratio combinado medio por debajo del 96 por ciento y obtener un ROE medio no inferior al 11 por ciento.  

Estos objetivos forman parte del nuevo plan estratégico, que pone el foco en el crecimiento rentable, y que se basa en cuatro pilares esenciales para la compañía: orientación al cliente, transformación digital, excelencia en la gestión técnica y operativa, y cultura y talento.  

El Grupo continuará con su política de contención de costes, que permitirá mantener el ratio de gastos en una media en el trienio inferior al 28 por ciento sobre las primas, y aprovechará el desarrollo de las diferentes iniciativas estratégicas para obtener un ahorro de costes de al menos 150 millones de euros.  

En la apuesta por la diversificación no sólo geográfica sino también por tipo de negocio y de canales se enmarca el desarrollo progresivo del negocio directo digital, que se incrementará entre 2016 y 2018 en un 50 por ciento. En este sentido, el presidente de Mapfre anunció que en 2017 está previsto el lanzamiento de VERTI en Estados Unidos y se avanzará en la integración de las operaciones de Direct Line en Italia y Alemania, que en el futuro operarán bajo la marca VERTI.  

Mapfre continúa trabajando en el desarrollo de una compañía especializada en la venta online de seguros de Automóviles en China y, en este momento, se está a la espera de que las autoridades chinas concedan la prelicencia que pueda garantizar el inicio de las operaciones a lo largo del año 2017. Además, en ese país la compañía ha obtenido recientemente licencia para operar como reasegurador.  

La apuesta por la transformación digital del Grupo también pretende potenciar el desarrollo de las operaciones ya existentes y lanzar otras nuevas y, por ello, todas las áreas regionales dispondrán de un plan para el desarrollo del negocio directo digital, que será el primer paso para una expansión coordinada de este canal.  

La adaptación a esta nueva realidad es compatible con el fortalecimiento de la red de oficinas de Mapfre, que seguirá potenciándose, con la búsqueda de acuerdos de distribución, bien a través de entidades financieras o de otro tipo de empresas, en función de las características específicas de cada uno de los mercados, y con el crecimiento de los diferentes canales de distribución.   

Con todos estos planes, el Grupo pretende potenciar la creación de valor sostenible para el accionista, buscando un crecimiento rentable, aprovechando las sinergias entre las diferentes áreas y desarrollando los negocios estratégicos para Mapfre. Todo ello sin olvidar el compromiso socialmente responsable de la compañía y por ello acaba de poner en marcha el Plan de Sostenibilidad 2016-2018, que tiene como objetivo maximizar el impacto social de la actividad de Mapfre, minimizar los riesgos medioambientales y garantizar las mejores prácticas de gobernanza.