La compañía de seguridad sigue acumulando buenas noticias en las últimas jornadas y es que las últimas revalorizaciones que ha acumulado han llevado a que a nivel técnico haya cambiado de fase y ahora muestre un tono más alcista.
 
Prosegur no deja de aglutinar positivismo y eso es algo que está reflejando en su capitalización. Recientemente la entidad financiera HSBC elevó su precio objetivo hasta los 7 euros con una apuesta por la compra de los títulos en estos momentos. Eso provocó que siguieran las alzas y, aunque luego recortó, sigue al borde de los 6 euros por acción.

Además, otra de las noticias destacadas fue que los accionistas dieron el visto bueno a la enajenación o aportación de acciones de Prosegur Cash mediante fórmulas como una oferta de venta o suscripción de acciones "en el marco de su potencial salida a Bolsa", según remitió el grupo a la CNMV.

La intención de Prosegur es colocar hasta el 49% de esta división en el primer semestre de 2017, lo que le permitirá mantener el control y a la vez captar recursos para crecer no solo en 'cash', sino también en las otras dos áreas estratégicas, que son las de soluciones de seguridad y alarmas, según ha afirmado el diario El Economista. El área cash de Prosegur  procura alrededor del 90% de los beneficios de  la empresa.

Así pues, si observamos el gráfico y nuestros filtros técnicos vemos que Prosegur ha cambiado de ciclo y se encuentra en fase alcista. Además, recibe una puntuación de 9 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Su tendencia es alcista tanto en el medio plazo como en el largo plazo dando muestras de un aspecto técnico envidiable. Asimismo, únicamente tiene un indicador en negativo: el volumen de contratación a medio plazo es decreciente.

Prosegur indicadores