Una nueva encuesta sobre las tendencias de inversores españoles. Esta vez se trata de un estudio realizado por la gestora Legg Mason en la que quedan claras algunas tendencias.
La encuesta se ha realizado entre más de 4.000 personas en todo el mundo con un patrimonio de más de 200.000 dólares para invertir. Entre todos, los españoles son los más jóvenes, ya que casi el 75% tiene entre 40 y 54 años.

A pesar de todo, se trata de los inversores más conservadores y con menos ganas de arriesgar su patrimonio. De hecho, se trata de los que muestran una mayor preocupación a la hora de mantener su nivel de vida en la jubilación.

Los autores de este informe han preguntado a los inversores qué factores podrían impedirte llevar tu nivel de vida deseado en el futuro. La respuesta más común entre los españoles ha sido “Que el gobierno no cumpla con sus obligaciones”. Se trata del nivel más alto de Europa, aunque comparten porcentajes parecidos en Bélgica, Francia e Italia.

Quizá todas estas incertidumbres son las que han convertido a los españoles en los ahorradores con un perfil menos arriesgado del mundo. De hecho, casi un 75% del ellos tienen un perfil conservador o muy conservador.

Perfil de riesgo

Fuente: Legg Mason

En concreto, la mitad de los encuestados no está dispuesto a asumir los riesgos para conseguir más rentabilidad en sus inversiones para mantener su nivel de vida en la jubilación. Y eso se nota en la distribución de sus carteras. Los inversores españoles han pasado de tener un 19% de sus carteras asignadas a efectivo en 2014 a un 29% en 2015.

Los autores del informe aseguran que “el aumento se ha debido –entre otros factores- a la reducción de los activos en renta fija (de un 23% en la anterior encuesta a un 16% en la actualidad) mientras que los demás tipos de activos como la renta variable o los activos inmobiliarios se mantienen en valores muy parecidos a 2014”.


distribución de carteras

Fuente: Legg Mason



Otra de las características de los inversores españoles es la reticencia a poner su dinero fuera de España, aunque parece que aumenta el interés por lo internacional. En concreto, el peso actual es de un 54% frente al 77% de la media mundial. Este cambio podría producirse, quizá, porque el 51% de los encuestados cree que la renta variable internacional es la mejor oportunidad de inversión, seguida de cerca por la renta variable nacional (50%).

En este sentido, el 46% de los inversores españoles creen que China representa el país con las mejores oportunidades para invertir seguido del 39% que piensa que es EE.UU. y el 29% que Europa ofrece las mejores perspectivas de cara a 2015

Entre los cambios que podrían producirse entre los españoles entra también la figura del asesor financiero. “Aunque el número de inversores que trabajan con uno en España (29%) se encuentra alejado de la media estadounidense (55%), hay países de nuestro entorno con porcentajes menores como Suecia con un 26% o Alemania con un 15%. Sin embargo el 39% de los inversores españoles que trabajan con un asesor financiero reconocen que han accedido a oportunidades de inversión que se habrían perdido si no trabajasen con uno”, aseguran en la firma.

Según Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal,  “algunas de las conclusiones del estudio confirman que los inversores españoles gradualmente están adoptando un enfoque más diversificado en sus inversiones. Un mayor enfoque hacia la inversión internacional y hacia la renta variable -con un creciente interés en invertir en Europa o EE.UU- parecen ser las tendencias en 2015. Es reseñable -junto a la mayor cultura financiera de los españoles y la búsqueda de oportunidades más allá de nuestras fronteras- una preocupación respecto a los ingresos durante la jubilación, que provocarán que el inversor nacional aumente progresivamente la diversificación de sus inversiones a la vez que buscan generar mayores rentabilidades”

Además el estudio muestra que :

El 51% opina que estarán en inversiones en renta variable internacional
El 50% estima que estarán en renta variable nacional
El 43% cree que estarán en inversiones en activos inmobiliarios
El 40% confía en que estarán en inversiones alternativas