Los productos que invierten en el sector de la energía y en renovables acumulan una rentabilidad media del 12,4%, duplicando al Ibex-35. Además, el crecimiento que pueden experimentar los precios energéticos a lo largo del año impulsará la ganancia de estos productos. También los fondos que invierten en materias primas y recursos naturales han cerrado estos cinco meses en positivo logrando rentabilidades de hasta el 20%. En el lado opuesto se encuentran los fondos que invierten en metales preciosos, con un descenso del 2,6% en lo que va de año. Por su parte, los fondos que invierten en renta fija a largo plazo registran caídas como consecuencia del temor inflacionista, el repunte de los rendimientos y los buenos datos macro que se han conocido en Estados Unidos.