Los españoles hicieron 65,5 millones de viajes entre enero y mayo de 2008, lo que supone un aumento del 13,3 por ciento respecto al mismo período del año anterior, tendencia favorable que se mantuvo también en junio y julio, según la Encuesta de Movimientos Turísticos de los Españoles (FAMILITUR) publicada hoy. Los datos provisionales del primer semestre apuntan a un incremento del 13,4 por ciento de los viajes de los españoles, con un fuerte crecimiento en destino interior, un 14,1 por ciento, y menor en destino extranjero, un 4,1 por ciento. El turismo interior representó un 94 por ciento del total de viajes hechos por los españoles frente a un 6 por ciento del turismo emisor.
En el acumulado de enero y mayo de 2008 se incrementaron los viajes de los residentes en España a todas las comunidades menos en Cantabria, a la que se unió en junio Castilla y León, también con un balance negativo en los seis primeros meses del año. Andalucía fue hasta mayo el principal destino de los españoles, con 11,4 millones de viajes, un 17,4 por ciento del total, cifra que supone un aumento interanual del 10,2 por ciento. Cataluña ocupó el segundo puesto con casi 9 millones de viajes, un 9,8 por ciento más que en el mismo período de 2007, destacando el descenso del 21,4 por ciento de los viajes en avión y el incremento de los viajes intrarregionales en un 17 por ciento. La Comunidad Valenciana, en tercer puesto, experimentó un crecimiento del 15,7 por ciento respecto a los cinco primeros meses de 2007, mientras que Castilla y León, en el cuarto, tuvo un aumento del 1,2 por ciento en el resultado acumulado hasta mayo, mes en el que sufrió una caída del 4,3 por ciento. Los viajes emitidos por todas las comunidades se incrementaron entre enero y mayo, excepto en el caso de Castilla la Mancha, donde descendieron ligeramente. Madrid fue la primera comunidad emisora de viajes de los residentes, un 17,9 por ciento del total, seguida de Cataluña (un 16,1%), Andalucía (un 15,8%) y Valencia (un 10,6%). El ocio y las vacaciones continuaron siendo el motivo principal de los viajes de los españoles y representaron un 47,4 por ciento del total, mientras que los desplazamientos con motivo de visita a familiares y amigos ocuparon el segundo lugar, con un 23,4 por ciento, y los de trabajo, el tercero, con un 18,8 por ciento. En el 80 por ciento de los viajes, los residentes en España optaron por alojamientos extra-hoteleros y en el 85,3 por ciento de ellos, el coche fue el transporte elegido frente a un 8,3 por ciento que correspondió al avión.