“La situación se está poniendo delicada en nuestro país porque tenemos problemas en el sistema financiero, como pone de manifiesto el aumento de peticiones de liquidez por parte de la banca española al BCE, y los fuertes ajustes económicos. Este cóctel se traduce en desconfianza en el mercado”, justifica Alexis Ortega, socio-director de Finagentes Gestión.

Los bancos españoles pidieron casi el doble de liquidez en marzo al BCE. “Si este incremento de las necesidades se tradujera en créditos, se podría decir que habría una mejora de la economía, pero la verdad es que este dinero no llega a las familias. Los bancos se apalancan sin conseguir financiación de forma fácil, pues los agentes del mercado ya no confían”.

La última subasta de liquidez del BCE se llevó a cabo en febrero y “se ve que los efectos sólo duran dos meses, por lo que quizás no sean la solución”.

China crece a su peor ritmo en 32 meses (8,1% en el primer trimestre). “El país está acostumbrado a crecer en dos dígitos y esto preocupa. ¿La razón? “la caída de las exportaciones y la revalorización del yuan y esto no se está viendo en Alemania, que sería un país similar a China en Europa. En Alemania los niveles de tasa de paro han bajado y las expectativas para este año no apuntan a una recesión”.

El proceso de crecimiento de los emergentes se está ralentizando. “Para crecer , los países deudores deberían jugar la baza de la demanda por parte de los países compradores, los emergentes, pero no pueden”.


Declaraciones a Radio Intereconomía