Remunerar una cuenta al 6%, 7% o 15% cuando los tipos del mercado están al 4%, es crear una ilusión” comentaba a EXPANSIÓN en 2001 un ejecutivo de Bankinter, sobre las ofertas de alta remuneración del pasivo que ofrecían los bancos online. En aquellos tiempos era una crítica muy extendida entre las entidades tradicionales. Sin embargo, siete años después y con el euribor a un año en el 4,5%, esa entidad está ofreciendo depósitos a un mes al 10% TAE –lo que, en realidad, significa pagar 0,83%, tras prorratear la rentabilidad gancho entre los 12 meses del año–. No es el único. Barclays, Citibank, Halifax, Caja Madrid, Caja Duero, Murcia o Sa Nostra, entre otras, se han apuntado a la tendencia, ofreciendo cuentas y depósitos de alta remunertación, a semejanza de los bancos online. Es una consecuencia comercial de la intensa pugna que ha desatado en el sector financiero la subida de tipos y la necesidad de lograr recursos para financiar su crecimiento en créditos. Todas las entidades se han lanzado, de una u otra forma, a captar dinero de los clientes con cuentas y depósitos, hasta el punto de que sólo en el primer trimestre entraron 19.159 millones en depósitos a plazo de los hogares, la mayor cifra en ese período en diez años. Pero no es la única consecuencia evidente. Los bancos online (ING Direct, Openbank, Uno-e y Bancopopular-e) están registrando una ralentización en su crecimiento en depósitos, hasta hace unos años su única arma para captar clientes, hasta el punto de que el primer trimestre de este año pasará a la historia. En ese período firmaron el menor crecimiento trimestral de su historia conjunta, que data de 2000, el primer año en el que ya operaron todas las entidades. Entre enero y marzo sólo han captado 32 millones, nada que ver, por ejemplo, con los 905 millones que lograron en el primer trimestre de 2006, y el récord de 1.427 millones captados en el primer trimestre de 2003. Esto significa que, de media, cada banco online ha captado 8 millones. Las algo más de 200 entidades restantes que componen el sector financiero y que pueden captar dinero de los clientes, logran de media 94 millones. Sin embargo, la evolución de cada uno de los bancos por Internet es dispar. ING Direct, líder de este segmento con más de 1,5 millones de clientes y 13.019 millones en depósitos, ha perdido 50 millones en este frente en un trimestre en el que retiró los depósitos a un mes para nuevos clientes, se enfocó en su cuenta al 3%, y siguió impulsando los productos de inversión. “Todavía no se refleja el movimiento de dinero que se está produciendo desde productos de ahorro a los de inversión”, dicen en el banco. En cambio, Openbank, banco online de Santander, que decidió responder mejorando la rentabilidad de sus depósitos, captó 22 millones, la mejor cifra en un primer trimestre en los últimos tres años. Uno-e, banco por Internet de BBVA, cosechó la mayor captación de depósitos entre los bancos online, 51 millones. Bancopopular-e, que pretende llegar a los 100.000 clientes de banca online al cierre del próximo ejercicio, sólo logró nueve millones de euros, pese a haber reforzado sus ofertas de pasivo.