Wall Street terminó la sesión en negativo. Muchos analistas hablan de que un buen dato de paro podría provocar que la FED cambie su política económica de tipos de interés muy bajos pero “que un dato se celebre de forma negativa, es contradictorio”, reconoce Jordi Padilla, de Popular Banca Privada.
Este experto reconoce que el mercado americano ha estado estos meses con mucha calma y, una vez se produzcan las elecciones, comenzará el debate fiscal en el que tendremos que ver si consiguen su objetivo “bajando los gastos sociales o aumentando los impuestos y, sobre todo, viendo la dificultad que tenga el gobierno para aprobar esas medidas”.

No hay que olvidar – prosigue Padilla- que la actuación de los bancos centrales no es la resolución de los problemas sino que sólo da tiempo , un cierto bálsamo de liquidez, “pero para resolver los problemas económicos que tiene Europa y Estados Unidos hay que tomar medidas estructurales”. Los bancos centrales - que contribuyen mucho a mejorar el clima de los mercados financieros- hacen ganar tiempo. “Al final en Estados Unidos, el abultado déficit fiscal tendrán que controlarlo y el debate no puede posponerse mucho más”, concluye en Radio Intereconomía.