Su asignación de activos apunta a una sobre ponderar el efectivo y activos alternativos (como infraestructura, oro y fondos inmobiliarios listados en Suiza, neutralidad en renta variable pero con mayor peso hacia Estados Unidos que Europa, e infraponderación en renta fija, excepto high yield y deuda emergente donde ver carry. En un entorno de desaceleración económica ven valor en renta variable con alta rentabilidad por dividendo.

 

Lombard Odier recomienda renta variable con alta rentabilidad por dividendo

 

Desde junio de 2017, la gestora redujo exposición a activos de riesgo, debido a que sus modelos apuntaban a un punto de inflexión, de menor crecimiento, pero no recesivo, y mayor volatilidad (de entre 18-20%). Principalmente redujeron exposición en aquellos activos que ya mostraban una cierta “burbuja” como activos de renta fija de mayor riesgo: high yield o la renta fija emergente.

Su escenario central es de leve desaceleración económica, incluso con vuelta a alzas de tipos en Estados Unidos a final de año, y en Europa una normalización gradual de la curva de tipos a lo largo de 2019, con primeras subidas de tipos en el último trimestre de 2020. Por tanto, es un escenario de recuperación económica, pero a una velocidad menor que la observada en los últimos años.

Hay determinadas incertidumbres que han contribuido a una ligera desaceleración como lo han sido: la nueva normativa del diésel que ha afectado al sector automovilístico europeo (con importante peso en la economía europea) y que se ha trasladado a otros sectores, pero que al final del día es un tema específico del sector industrial; por otro lado, el Brexit, que no consideran que se a de una forma abrupta o repentina, pero buena parte de las multinacionales han elaborado planes de contingencia y hay muchas actividades que están en “modo de espera”; y por último que el riesgo que las tensiones comerciales entre EE.UU y China no llegue a un final favorable y derive en una guerra comercial más agresiva. Lo anterior ha derivado en una desaceleración natural del ciclo, sin una necesidad de intervención por parte de los Bancos Centrales.

Ante este entorno de mayor volatilidad y considerando el último anuncio del TLTRO III del Banco Central Europeo, es recomendable estrategias de carry, es decir, comprar activos que tienen un yield mayor, endeudándote con monedas con un yield menor. Con esto en mente, recomiendan sustituir mercado monetario por renta fija emergente o con exposición a renta variable con alta rentabilidad por dividendo.

En cuanto a renta variable, sobre ponderan más Estados Unidos que Europa, por temas estructurales en el nuevo continente que favorecen un mayor crecimiento. En cuanto a emergentes, aún cuando habrá volatilidad, hay crecimiento económico por encima del potencial y retribución de los bonos por encima de la inflación.