Efectivamente seguimos hablando del sector bancario todos los días para bien o para mal. Ayer Deutsche Bank arrastró a toda la banca europea.
 
También en la banca italiana seguimos mirando algunas entidades donde se ha comentado que se puede convertir esa deuda. Posiblemente la banca hoy tenga un día complicado.

La situación no es tan extrema como en la crisis financiera. Las entidades han hecho muchos esfuerzos y han superado los test de estrés. Lo más preocupante es la situación de Deutsche Bank, que es el principal foco de riesgo que hay en este momento.

Declaraciones a Radio Intereconomía