El dólar ha logrado recuperarse de las caídas sufridas hace una semana como respuesta a la decisión de la FED de mantener los tipos. Sin embargo, la divisa ha logrado recuperar las caídas y en este momento cotiza por encima de los niveles en los que se encontraba antes del comunicado de Janet Yellen.
En opinión de los expertos de BofA Merrill Lynch hay varias razones que justifican tomar posiciones largas en el dólar.

En la entidad reconocen que el entorno actual puede hacer que muchos inversores se muestren dubitativos a la hora de apostar por el dólar. Con todo, explican que “mientras que la precaución en el corto plazo debe estar garantizada, creemos que hay tres factores que sugieren que tendría sentido tomar posiciones tácticas en esta moneda”.

En concreto hablan de:

1- En la actualidad las posiciones largas en el dólar están en los niveles más bajos desde que comenzó su rally. Además, las posiciones especulativas están en su nivel más bajo desde julio de este año. En su opinión “el actual pullback puede proporcionar una buena oportunidad si los datos macro estadounidenses siguen apoyando la subida de tipos”.
empleo


2- No hay que dejar que las ramas no nos dejen ver el bosque. Afirman en la entidad que “a pesar del tono ultra acomodaticio –dovish- de la FED la semana pasada, los fundamentales de la economía estadounidense siguen siendo fuertes y podrían llegar a sobresalir sobre las distracciones que vienen de China”. En su opinión, los datos podrían apoyar una subida de los tipos en diciembre.

Empleo


Recuerdan que, además, el tono dove del comunicado de la FED puede hacer que otros bancos centrales puedan hacer mucho más acomodaticias sus políticas. En concreto creen que el BCE podría tomar medidas y hacerlo pronto ya que la autoridad monetaria europea necesita mantener una política más laxa que al americana. De hecho, creen que en la reunión de octubre la institución que dirige Mario Draghi podría extender su programa QE hasta más allá de septiembre del año que viene, tal y como tiene previsto.

Lo mismo podría hacer el Banco de Japón, sobre todo tras la reciente revalorización del yen.


yen


La apuesta de BofA Merrill Lynch es totalmente opuesta a la idea de trading del departamento de análisisque ha establecido por mantener posiciones cortas con stop a cierre diario superior a 1,1500. En concreto, el director de análisis afirma que “concedemos margen a la posición corta abierta con stop a cierre diario superior a 1,1500 que es aproximación de la directriz bajista de largo plazo trazada en el gráfico y que parte de los máximos del ejercicio pasado. Una consolidación por debajo del soporte intermedio situado en 1,1085 nos concedería margen para ajustar a la baja el stop de la operación”.

QUIZÁ LE INTERESE LEER: GBPUSD, la Libra vuelve a ganarle la partida al Dólar