Estamos pendientes de operaciones corporativas como la transacción de Johnson&Jonson y Pfizer por 16.000 millones de dólares o, en nuestro país, los movimientos de Arcelor cuyas acciones se cotizan por encima de los 40 euros. Todo ello constituye una muestra de optimismo, un apoyo para pensar en un entorno razonablemente tranquilo.
La nueva subida de tipos en EEUU está garantizada, pero será de 25 puntos básicos y no de 50 como algunos analistas indican. La duda que se plantea ahora es si, tras las 16 alzas consecutivas, ésta será la última. Y esto condicionado por la interacción con el impacto inflacionista provocado por los precios de la energía...