Esta cifra supone la tasa más baja registrada desde marzo de 2003 y confirma la desaceleración del crédito hipotecario, que terminó 2006 creciendo a una tasa del 23,3%, en enero creció un 22,9% y en febrero se ralentizó hasta el 22,4%. La Asociación Hipotecaria Española (AHE) considera que estos resultados confirman todas sus previsiones de una moderada desaceleración del crédito a lo largo de 2007. No obstante, el crecimiento del saldo en términos absolutos sigue siendo muy expansivo. La ralentización vino principalmente del lado de la banca, que al cierre del primer trimestre contaba con un saldo de 337.264 millones de euros, con un incremento interanual del 18,3%. Por su parte, las cajas de ahorros gestionaron hasta marzo créditos por valor de 523.626 millones, con un incremento del 25,7%.