Se pueden recomendar las constructoras, que han sido castigadas en exceso, como Ferrovial o Acciona. También Repsol se encuentra en un buen momento para invertir tras la salida de BBVA que puede conducir al acceso en la petrolera de alguna compañía exterior. Asimismo, los bancos se comportan muy bien ya que, concentrados en su actividad, no se espera que den ninguna sorpresa negativa.
Estamos ante un rebote que resta las previsiones de inflación futura. El mercado no cae sólo por los datos del IPC, ya que el dato del mismo en EEUU hecho público ayer fue muy malo y los mercados han recortado, sobre todo los subyacentes y especulativos que conducen a la disminución del precio del oro y el petróleo. Y esto redunda en que la previsión de inflación futura pueda descender. En resumen, la Reserva Federal tiende a moderar las tensiones inflacionistas futuras evitando elevadas alzas de tipos para no incrementar la desaceleración actual. Y la misma línea seguirá Japón. No obstante, la recuperación puede ser buena y veremos si nuestro mercado consigue superar los 11.000 puntos.