Las bolsas europeas caen en la última sesión de un más que positivo mes de Octubre

Ayer en el BCE Lagarde reconoció que,  en esta ocasión, a diferencia de lo que ocurrió a principios de ejercicio, el BCE no está preocupado por el repunte de las rentabilidades de los bonos ya que la mayor inflación ha permitido que los tipos de interés reales hayan seguido bajando, lo que mantiene unas óptimas condiciones de financiación en la región; y  que es factible que el BCE no consuma el importe total del fondos de compras de emergencia para la pandemia (PEPP). 

Además  volvió a señalar que los objetivos de inflación a largo plazo seguían sin haberse conseguido -insistió en que los factores que han impulsado la inflación al alza son temporales y remitirán el próximo año, aunque su impacto va a ser algo más duradero de lo en principio esperado-, por lo que descartó una posible subida de tipos en 2022, algo que, sin embargo, sí vienen descontando últimamente los mercados. 

Esta madrugada se ha conocido que la producción de las fábricas japonesas se contrajo por tercer mes consecutivo en septiembre, ya que el sector del automóvil se ha visto afectado por una persistente escasez de suministros a nivel mundial, lo que ha aumentado el riesgo de una contracción económica en el tercer trimestre y han puesto la recuperación en tela de juicio.  El Hang Seng de Hong Kong recorta un 0,76% en los 25.362,50 puntos y también vemos caídas para el Kospi, del 1,33% en los 2.969,63 puntos. En cambio vemos con avances al Nikkei, que sube un 0,34%, el compuesto de Shanghai avanza un 0,62% y el SZSE Component suma un 1,16%. 

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Ayer Wall Street hizo nuevos máximos impulsado por los resultados empresariales.  El DOW JONES Ind Average subió un 0,68% en los 35.730,48 puntos y el S&P 500 terminó con una subida del 0,98% en los 4.596,42 enteros. Ambos han tocado nuevos máximos. El NASDAQ 100 repuntó un 1,15% hasta las 15.778,16 unidades. 
Ayer se publicó  la primera estimación del PIB de EEUU del tercer trimestre, estimación que vino a confirmar que el crecimiento de la economía estadounidense se había desacelerado significativamente en el periodo como consecuencia del repunte en los meses de verano de los casos de Covid-19 y de los problemas de suministros que afectan a muchas empresas y que están limitando su capacidad para satisfacer la demanda de sus clientes. 

Por otro lado, ayer el presidente Biden presentó una nueva propuesta de su plan de infraestructuras sociales, por un importe de 1,75 billones de dólares, muy inferior al inicial, plan que cree que será aprobado por el Congreso y que facilitará la también aprobación del plan de infraestructuras físico. Desde Link Securities no creen que vaya a ser así, aunque la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Pelosi, parece que va a “forzar” hoy  una votación del plan de infraestructuras físico en esta cámara, algo que tampoco es seguro que vaya a suceder al 100%. 

Hoy la agenda macro es intensa, tanto en Europa, donde las principales economías de la Eurozona darán a conocer la lectura preliminar del PIB del 3T2021 así como del IPC de octubre. En EEUU esta tarde se publicarán las cifras de gastos e ingresos personales del mes de septiembre; el índice de precios del consumo personal, el PCE, que es la variable de precios más seguida por los miembros de la Fed; y la lectura final del mes de octubre del índice de sentimiento de los consumidores, cifras todas ellas relevantes, que “servirán para que los inversores puedan constatar que la recuperación económica ha perdido fuerza en los últimos meses en las economías desarrolladas mientras que la inflación, especialmente la energética, se ha disparado al alza. Escenario el que afrontan estas economías en los próximos trimestres muy complicado de gestionar, especialmente para los bancos centrales de estos países”, dicen desde la casa de análisis. 
 
En el mercado de materias primas, el barril de petróleo West Texas cede ligeramente sobre los 82,80 dólares mientras que el Brent suma un 0,1%, hasta los 83,75 dólares. 

El Bitcoin escala más de un 3,9%, sobre los 61.360 dólares. Mientras que el oro cede unas décimas, sobre los 1.796 dólares.