Es muy destacado que “el Ibex 35 haya conseguido superar los 13.580-13.600 puntos”, asegura Gonzalo Cantarela, director de GC Gestión Privada. Este experto advierte de que cualquier corrección hasta los 13.400 puntos no implicaría problemas sino “que sería una consolidación que daría pie a mayores subidas”. De momento no hay cambio desde el punto d e vista fundamental como para que tengamos que ser mucho más positivos, pero Cantarela contempla la posibilidad de que los índices sigan avanzando “más como una reacción al fuerte castigo vivido que como una mejora de las expectativas”.
El paso importante ya se ha dado, asegura Cantarela pero el problema surge “cuando vemos que los índices europeos no han roto sus niveles de resistencias, como ha ocurrido con el español”. Para mejora el escenario sería necesario ver al Eurostoxx 50 por encima de los 3.800 puntos, el DAX superando los 7.000 puntos y el CAC-40 con los 5.000 puntos. El Ibex 35 “gracias al buen comportamiento de la banca española no se ha visto tan perjudicada como el resto de plazas europeas”. La situación de Eiffage es compleja y, aunque la sentencia fue buena, ya estaba descontada por Sacyr Vallehermoso. el director de GC Gestión Privada asegura que la salida de la francesa “le hará coger caja y reducir endeudamiento, que es bastante positivo”. Otro catalizador de la compañía es Itínere “al que últimamente llegan noticias bastante positivas”. Si se soluciona el problema de Eiffage y los inversores dan el visto bueno a la compañía, podría ser positivo para la evolución de Sacyr. Sobre la operación de la filial brasileña de Telefónica, Vivo, este experto opina que “todavía nos faltan datos”. Está claro que la operadora está haciendo una apuesta importante por el mercado brasileño, las perspectivas allí son buenas y también le aportará beneficios por la parte de ingresos. La operadora que preside César Alierta – “que hasta ahora había mostrado una debilidad importante con respecto a sus compañeras del Ibex- está recuperando algo de las ganas que había perdido en las últimas semanas, cuando los 19 euros se habían convertido en una apuesta imposible”: En los últimos meses “Acerinox se encontraba en una coyuntura complicada” pero la caída del níquel da alas a un grupo que en el medio plazo es potente”. Ahora mismo intenta pegarse con los 17,50 euros, que “es una zona de soporte que conseguirá superar si vemos que se estabilizan las materias primas”.