El Euribor, en máximos desde mayo de 2001, se ha quedado en junio a 0,7 puntos de su máximo histórico (5,248%). Este nuevo incremento supone un encarecimiento de las hipotecas, que subirán una media de 86,05 euros al mes y 1.032 euros al año para aquellos que adquirieron su vivienda hace un año. Las diferencias entre regiones obedecen a que el importe medio de las hipotecas constituidas varía desde los 184.946 euros, que como media se piden en Madrid para adquirir una vivienda, a los 100.657 euros de Extremadura. Por este motivo, la subida de las cuotas mensuales llega a 103 euros en Cataluña, un poco más que el País Vasco (100,15 euros) y por encima de Baleares (93,76 euros). El Euribor a un año refleja las previsiones del mercado sobre la situación en que se situarán los tipos de interés en la Eurozona dentro de doce meses, por lo que a mayor número de subidas prevista más se incrementa este indicador. La razón de las subidas del Euribor está en la política monetaria que mantiene el Banco Central Europeo (BCE) desde diciembre de 2005 para intentar controlar la inflación y la masa monetaria de la zona euro. En virtud de esa política, el tipo de interés oficial en la Eurozona ha pasado del 2 al 4%, tras ocho subidas consecutivas de un cuarto de punto.