El precio del barril de brent está en 72 dólares y los inventarios semanales se han situado por debajo de lo que esperaban los analistas. Los resultados de Niké han estado por debajo de las previsiones, sus márgenes se están deteriorando y ha visto aumentar sus costes por la subida del petróleo por lo que el mercado está penalizando su acción con un descenso cercano al 4%.
No hay grandes movimientos en los indicadores americanos. El mercado americano está pendiente de la reunión de la FED y la posible subida de tipos. Aunque ya se está descontando una subida de 25 puntos básicos, lo que realmente está esperando el mercado es el comunicado posterior para ver si se seguirán subiendo o no. No consideramos que una subida de tipos sea conveniente para la economía americana, por motivos más políticos que económicos.