Preocupa España e Italia porque son los países que tienen más problemas y, en caso de quiebra, por los que más podría sufrir la Eurozona. "Sería demasiado costoso intentar rescatar a Italia, eso es lo que más preocupa a los mercados y cuando hay rumores afecta tanto a la renta fija como a la renta variable”, reconoce Ignacio Rodríguez Añino, de M&G Investment.
Con una simple declaración de que el BCE está dispuesto a comprar bonos si la situación empeora, se ha visto que la prima de riesgo se ha relajado.” Es muy difícil ir contra los bancos centrales, tanto Banco de Inglaterra como la FED ya han hecho la compra masiva de bonos por eso no hay esas tensiones en el mercado de deuda”

La solución real en España es que haya crecimiento y que el crédito fluya hacia las familias, que la recuperación sea una realidad. “Mientras tanto tenemos un sistema financiero que no termina de funcionar y mientras no se sanee y siga habiendo dudas en las CCAA, estamos en una situación en la que por nosotros mismos no podremos salir de la crisis”. Necesitamos ayuda y será una línea de crédito que hará factible el BCE a cambio de medidas de austeridad y reducción del déficit, reconoce este experto en Radio Intereconomia.

Subasta en Italia a una rentabilidad superior. Pero sigue estando bajo en términos absolutos, es algo que refleja las tensiones en el mercado de duda. Lo ideal sería que se redujera la prima en los tipos a largo, algo que hemos comenzado a ver pero que no termina de cuajar. Entre tanto Alemania actúa como valor refugio .Un inversor a diez años estaría perdiendo dinero si invierte en la economía germana “lo que estamos viendo es una huída hacia activos refugio. pero cuando se relajan las cosas no justifica estas subidas”.

Las elecciones de Francia añaden incertidumbre a la situación actual “pero sin duda alguna si se replantea al pacto fiscal añadiría mucha incertidumbre a la situación europea y si esto ocurre, veremos nuevamente nerviosismo en los mercados”.

Hay una diferenciación entre entidades solventes y otras que no lo son. El proceso de reestructuración todavía está a medias y eso no es positivo. “Que hayan tenido que pasar años para ver el final de la reestructuración. En términos generales el sistema financiero no nos gusta mucho porque es mucho más regulado, más necesidad de capital y no estamos muy convencidos para entrar en el sector”.