La Seda de Barcelona empieza a tener un aspecto muy apetecible, establecemos su valor objetivo en 2,80. Tras perder su carácter especulativo, es una inmersión interesante para el medio, largo plazo.
De aquí a final de año, estamos en una fase muy positiva y la entrada de la familia del Pino en otras tres compañías, es una referencia muy válida para los inversores. El caso Banco Pastor está en un momento bueno para tomar beneficios. Pero es más significativa la entrada en entidades como Acerinox o Gamesa.