Ayer comenzó la etapa de publicación de resultados de la mano de Alcoa. La compañía tuvo 0.13 dólares por acción de beneficio con un notable incremento de las ventas hasta los 5.2 billones de dólares. Cifras que son algo mejor de lo esperado “con todos los segmentos de la empresa haciéndolo bien y con el precio de aluminio pasando de los 2.400 a los 2.000 dólares por tonelada”. Además “ha conseguido limitar la debilidad de la demanda que llega como consecuencia de la caída de los sectores automovilístico o de la construcción”, reconoce Luis Lafón, socio director de Capitalia Familiar EAFI.
Los títulos del gigante del aluminio son de los que más suben en la sesión en la que Intel también rendirá cuentas con sus inversores. Las estimaciones que maneja Lafón son las de un beneficio de 0.43 dólares “frente a la pérdida de 17 centavos del año pasado”.

En Estados Unidos, BP ha instalado una nueva tapa de contención del vertido en aguas del golfo de México. La compañía está tratando de sellar el pozo tras doce semanas “y también ha anunciado planes para vender activos no estratégicos que le ayudarían a pagar la limpieza. Pese a la moratoria de perforación, es un sector que no lo vemos nada claro en un “entorno de precios superando los 80 dólares en cuanto no se mejoren las perspectivas económicas”.

Microsoft es otra de los protagonistas de la sesión al anunciar el inicio de desarrollo de tablets PC. Es una compañía “que nos gusta y más a los precios actuales, con un potencial de revalorización del 27%” respecto a su precio objetivo. Es uno de los grandes retrasados de hace años pero no entraríamos en él a través de compañías concretas “sino a través de un fondo diversificado”.

En el plano económico, el déficit comercial estadounidense en mayo subió un 4.8% superando los 42.000 millones de dólares. Debido a las fuertes exportaciones de China, las importaciones muestran la mayor fuerza “ambos datos reflejan que la economía americana continúa su proceso de salida de la crisis y pensamos que puede ser un buen dato”.

Sus recomendaciones, más que compañías concretas serían inversiones en renta variable americana a través de fondos de inversión bien diversificados en sectores como el tecnológico o el industrial, tras los últimos datos conocidos últimamente.