Ante las perspectivas de inflación en la Eurozona, Forcada reconoce que no hay que hacer gran cosa pensando en que hay veces que es mejor mirar tendencias que jugar a los nombres concretos.

El BCE elevará sus perspectivas de la inflación pero también el PIB “lo que nos situará en un contexto de mayor crecimiento – nos movemos todos el 1,6-2.2%- y al final es lo mismo que ocurre en EEUU pero allí tienen una situación de ganar-ganar, inflación baja con crecimiento cercano al 4%. Que el BCE diga que la inflación es algo superior “ya lo esperamos todos pero da algo de miedo porque Trichet debería retirarse en Octubre intentando evitar la subida de tipos y quien le sustituya tendrá que asumir una subida en el precio del dinero, lo que no es muy popular”, reconoce Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter en Radio Intereconomia.

Es cierto que el BCE está más constreñido que el resto de bancos centrales porque sólo tienen que controlar la inflación y la complejidad del organismo europeo es superior a la del resto “por lo que no hay que hacer apuestas como si fuera una feria. Creemos que costará mucho subir tipos en la Eurozona pero es cierto que tenemos que jugar con lo que el mercado descuenta”.

Respecto a la subasta de deuda española, Forcada considera que España sufrirá pero no mucho “y da la impresión de que se está agrandando la distancia entre España y Portugal de modo que la barrera de lo que es la insolvencia y problemas de liquidez se marca aquí”. Forcada cree que Portugal tiene problemas combinados entre insolvencia e iliquidez “no debería caer pero será intervenido pues tiene vencimientos muy fuertes – tiene que refinanciar cerca del 15% de su PIB- pero será una intervención muy light después de ver lo de Grecia e Irlanda, que poco a poco se ha ido digiriendo”.

La recomendación en este contexto es no hacer gran cosa “pues si uno duda hay que baja exposición en emergentes para centrarla en Desarrollados, Eurozona y Estados Unidos pues hay veces que es mejor jugar a las tendencias que a los nombres”.