La pequeña isla de Capri, situada frente a la costa napolitana, impondrá un 'impuesto de desembarco' a los turistas con el objetivo de mejorar los servicios de limpieza y mantenimiento del territorio, según publicó hoy el diario italiano 'La Stampa'. Aunque todavía se desconoce el importe del impuesto y el modo en que será recaudado, una de las posibilidades es incluirlo en el precio de las naves que enlazan la isla con Nápoles.