Es una grata sorpresa que los datos reales acompañen a los de confianza, en una clara anticipación de lo que puede ser uno de los mejores trimestres. Y ello a pesar del escenario de elevada inflación.
En el plano internacional, creemos que el Banco de Japón no va a acabar con su política de 0 tipos de interés, al menos hasta después del verano. Y es probable que cuando ésta se dé no sea demasiado agresiva, alcanzando, como mucho, los 25 puntos básicos. A nivel general, los movimientos de tipos pueden tener un impacto reducido, pero pueden afectar a los inversores, desmotivándoles.